La medicina del futuro se apoya en la computación de alto rendimiento

Publicado el 23/10/19 13:29

 La computación de alto rendimiento, que permite gestionar grandes volúmenes de datos de origen diverso a una velocidad vertiginosa y sin apenas latencia, está abriendo las puertas de par en par al desarrollo de múltiples avances, basados en el análisis de información, en campos de actividad muy importante. En el sanitario esta creciente capacidad tecnológica alimenta el desarrollo de la llamada “medicina personalizada”, también conocida como “medicina de precisión”.

Medicine doctor hand working with modern computer interface as medical concept

Este tipo de medicina se caracteriza por basar sus recomendaciones y diagnósticos en conclusiones extraídas a partir del análisis cruzado y combinado de una gran cantidad de información biológica, biométrica y del entorno particular en el que se desenvuelve cada individuo. Quienes trabajan en su desarrollo lo hacen impulsados por el deseo de conseguir una mayor efectividad a la hora de detectar y tratar enfermedades como el cáncer, cuya variedad de tipos se debe a que cada cual presenta una composición genética propia, capaz de generar en cada célula y tejido tumoral afectado vulnerabilidades específicas.

 Esta medicina personalizada también está teniendo un impacto muy positivo en la detección temprana de enfermedades raras. Hasta la irrupción de los métodos basados en el manejo de grandes cantidades de información personal, los pacientes afectados por ellas debían esperar durante mucho tiempo para obtener un diagnóstico, teniendo además que asumir la posibilidad de que éste no fuera certero debido a la dificultad de identificar con exactitud este tipo de enfermedades inusuales.  Diagnósticos más certeros y rápidos Si la mayor parte de ellas son incurables se debe a que aún se desconoce cómo afectan al organismo. El análisis completo del genoma puede ser la llave que permita desentrañar ese misterio, y para avanzar en él está siendo fundamental utilizar la computación de alto rendimiento, ya que requiere manejar enormes cantidades de datos. Diagnosticar de un modo apropiado y con rapidez es una preocupación primaria en el campo de la medicina. Los sistemas de computación están brindando un apoyo importante a los doctores para que deje de serlo, al facilitarles información de gran utilidad para dilucidar, sin lugar a dudas, cómo está actuando en el organismo la enfermedad que se pretende identificar. Alertas preventivas para pacientes en situación de riesgo El uso de sistemas de computación de alto rendimiento para mejorar el diagnóstico de enfermedades raras y conocer cómo actúan los distintos tipos de cáncer no es el único modo en el que la transformación digital se está haciendo sentir en la medicina.  También se han desarrollado algunos proyectos piloto buscando lograr que el análisis rápido de información personal, recabada en tiempo real por medio de sensores, en combinación con la de datos obtenidos a través de dispositivos móviles, permita identificar los signos de manifestación de un síntoma que pueda ocasionar un accidente a quien padece una enfermedad perjudicial para el sistema nervioso o motriz.  El objetivo es detectar dicho síntoma antes de que aparezca y enviar una alerta al paciente para que pueda tomar medidas preventivas. El caso más conocido es el de un experimento realizado en Luxemburgo con enfermos de parkinson, a quienes se facilitaron zapatos provistos de sensores para recabar información sobre cambios en los patrones de movimiento al caminar, asociados a la aparición de parálisis identificadas previamente como causa habitual de caídas peligrosas.  

Como exponíamos al comienzo, gracias a la computación de alto rendimiento los investigadores del campo sanitario disponen de información que puede resultar clave para conocer las enfermedades más peligrosas, así como para realizar diagnósticos certeros, e incluso personalizados, con más rapidez.

Por medio de su plataforma Power Solutions, IBM facilita a quienes trabajan en dichos proyectos junto con organizaciones y profesionales del ámbito sanitario acelerar los cálculos y agilizar las cargas de trabajo con grandes cantidades de datos, en este caso biológicos y genéticos, poniendo el potencial del Big Data y la Inteligencia Artificial al servicio del desarrollo de importantes beneficios para la humanidad.