El NAS de escalado horizontal llega para reinar

Publicado el 12/11/19 15:00

A pesar del aumento del almacenamiento de datos y objetos en la nube, la tecnología de almacenamiento conectado en red (NAS) es una opción clave para los grandes conjuntos de datos, cada vez más frecuentes en escenarios de inteligencia artificial y aprendizaje automático. El denominado NAS de escalado horizontal resulta para muchos analistas la siguiente ola que inundará todo en los próximos años y reinará en buena parte de las organizaciones y entidades globales. Veamos por qué.

Businessman working with a Cloud Computing diagram on the new computer interface as concept

Lejos de estar acabado, el tradicional NAS tiene mucha vida por delante y los especialistas auguran un crecimiento ponderado del mercado global del 20% en los próximos tres años, hasta que alcance los 45.200 millones de dólares en 2023. Y gran parte de este crecimiento procederá, según las mismas fuentes, del importante impulso del NAS escalable.

No en vano, un reciente análisis de Markets and Markets señala que esta segunda opción se situará en los 32.600 millones de dólares en 2022, lo que supone una cifra espectacular, sobre todo en estos tiempos en que los servicios de almacenamiento en la nube viven uno de sus mejores momentos, ya que suelen resultar más sencillos de gestionar por equipos de TI más pequeños y ocupados.

Y la clave de este resurgir del NAS escalable tiene mucho que ver precisamente con esta capacidad incremental que permite añadir capacidades de almacenamiento superiores, en función de las necesidades, y sin tener que hacer cambios estructurales drásticos y muy costosos. Si un NAS escalable alcanza sus límites de capacidad, solo hay que añadir algo más de espacio, con nuevos nodos.

El NAS de escalado horizontal aborda dos problemas concretos que resultan endémicos en las empresas de nuestros días, con millones de datos y contenidos. Primero, de escala, porque se adapta a cada escenario, en términos puramente económicos. En muchos casos, es simplemente rentable adquirir hardware NAS escalable, porque está diseñado para añadir nuevos nodos que en algunos casos se pueden implementar sin afectar al procesamiento, la red y la capacidad de E/S. Estos se integran en grupos de almacenamiento que comparten recursos en un sistema de archivos paralelo.

Este punto es importante, porque reduce drásticamente el coste inicial de propiedad. Es posible comprar un controlador, con una cantidad relativamente limitada de almacenamiento, y aumentarlo según lo requieran las necesidades. Dado que los sistemas de almacenamiento empresarial cuestan habitualmente decenas (si no cientos o millones) de euros, esto alivia un poco la herida financiera.

NAS escalable y flexible

La siguiente ventaja del NAS escalable es su flexibilidad. Las empresas pueden comprar el almacenamiento que necesitan, en lugar de una solución única para todos. Esto es particularmente útil durante los procesos de diseño inicial porque significa que los arquitectos de infraestructura y gerentes de compras de TI no están obligados a pronosticar las tendencias de almacenamiento, lo que puede ser difícil de discernir con años de anticipación.

Por supuesto, no tiene sentido hablar de escala sin considerar capacidades específicas. Los sistemas NAS de escalado horizontal utilizan sistemas de archivos paralelos, como Spectrum Scale / General Parallel File System (GPFS) de IBM.

A diferencia de los sistemas de archivos ordinarios, los sistemas de archivos paralelos pueden almacenar gran cantidad de archivos, en el caso de Spectrum Scale hasta 8 yottabytes (u 8.000.000.000.000 de terabytes) y archivos de hasta 8 exabytes (8.000.000 de terabytes).

Por supuesto, es extremadamente improbable que cualquier organización, incluso la más grande, supere estos límites, sobre todo porque el aprovisionamiento de esa cantidad de almacenamiento sería muy costoso. No obstante, esos límites existen porque la mayoría de los sistemas NAS de escalado horizontal trascienden lo que es posible con sistemas de archivos comunes. No es raro ver sistemas implementados con varios petabytes de almacenamiento.

Y, debido a que estos sistemas a menudo están destinados a ser recursos compartidos, a veces experimentando miles de lecturas y escrituras concurrentes, los sistemas NAS de escalado horizontal aportan un enorme rendimiento. Por supuesto, esto suele depender de la configuración del sistema, así como de la arquitectura de red subyacente.

En todo caso, tanto el NAS tradicional como el escalable están creciendo, aunque los casos de uso están evolucionando y, mientras el NAS tradicional está desempeñando un papel más importante en entornos de servidores virtualizados, el escalado horizontal es la base de muchos entornos de archivos grandes y en la nube, y dominará en términos de capacidad en muy poco tiempo, según los pronósticos de mercado más prestigiosos.