¿Por qué el almacenamiento gira hacia la SDS?

Publicado el 3/12/20 12:33

La tecnología SDS de almacenamiento definido por software se ha convertido en tendencia, con cifras milmillonarias de facturación anual tras más de cinco años de crecimiento exponencial. La fórmula de su éxito es que permite disociar el hardware del software de almacenamiento y abre la puerta a las modernas técnicas de desarrollo de aplicaciones y consumo de recursos en Cloud.

SDS

A diferencia del almacenamiento conectado a la red (NAS) tradicional o de los sistemas de red de área de almacenamiento (SAN), SDS está diseñado para ejecutarse en cualquier sistema x86 o estándar del sector y, de esa manera, el software no depende del hardware propietario. Puede ser cualquiera.

La primera ventaja evidente es que la capacidad es ilimitada y que los recursos de base no son relevantes, es un recurso universal, puede ser de cualquier tipo, tecnología antigua o moderna y procedencia, porque es el software el que toma el control de todos ellos.

Es decir, la tecnología SDS añade una enorme flexibilidad a las infraestructuras de almacenamiento, que pueden modernizarse o escalar al ritmo que sea en cuanto a cargas de trabajo y, al final, inversión.

Al mismo tiempo, facilita la labor del desarrollo de aplicaciones que pueden aprovechar los datos, cualquiera que sea su procedencia o alojamiento, permitiendo la operatividad de todos ellos. El resultado es una gestión del almacenamiento simplificada, a medida y escalable.

Pero también más inteligente para los negocios y capaz de adaptarse a cualquier configuración, entorno o tipología de empresa o sector y de aprovechar las más modernas aplicaciones de Inteligencia Artificial, Big Data, Analytics, etc.

Esto se traduce en un almacenamiento más actual y adaptado a las necesidades de las empresas de nuestros días, en las que conviven nuevos modelos de negocio con otros tradicionales y sus correspondientes arquitecturas de TI.

La nube, en sus tres variantes principales (pública, híbrida y privada), ha sido gran impulsor de esta modalidad de almacenamiento por su capacidad de adaptación a su modelo operativo. Con SDS es posible lanzar aplicaciones más rápido, escalarlas o eliminarlas en menos tiempo que otros entornos de máquinas virtuales, por ejemplo.

Sus prestaciones favorecen modelos comerciales más cercanos al cliente y con millones de datos que almacenar, analizar y obtener provecho, además de seguir nutriendo a los tradicionales ERPs y CRMs, que mantienen su relevancia en la empresa.

Descarga nuestro Datasheet

En suma, la tecnología SDS automatiza los procesos de almacenamiento de todo tipo, su gestión y control, puesta en marcha y despliegue de capacidad, planificación y ajuste a las necesidades de cada momento, aprovechando las tres modalidades Cloud (pública, privada o híbrida) para responder a la fuerte demanda de datos actual.

Por último, y aunque el ahorro económico no sea su gran reclamo, varios estudios independientes ya han encontrado las ventajas económicas de SDS, principalmente relacionadas con el OPEX de las organizaciones. En concreto, apuntan a ahorros relativos al mejor uso de la capacidad total, la menor necesidad de intervención técnica y las eficiencias de gestión.

Más información sobre Software Defined Storage aquí.