¿Cargas de trabajo súper intensivas?... Mejor sobre IBM Power

Publicado el 24/10/22 10:00

 Servidores Power10 de IBM 

Las cargas de trabajo de misión crítica precisan de servidores de gran potencia y flexibilidad, que se adapten al flujo constante de consultas que surgen en los negocios modernos. Los activos digitales buscan plataformas potentes que garanticen la alta disponibilidad y la rapidez de respuesta en todo momento. Por eso sistemas software como SAP HANA son un excelente ejemplo de cómo responder con potencia y escalabilidad a esta vertiginosa carrera competitiva.

Image_horizontal_content_articulo_3IBM Power 10 se ha diseñado especialmente para soportar entornos complejos y muy exigentes, esos que requieren potencia bajo demanda para soportar millones de operaciones de misión crítica y un uso súper intensivo de los datos de la organización, tanto en entornos locales como en Cloud.

El acceso inmediato a instancias SAP HANA exige contar con potencia desplegada que se pueda asignar a procesos y tareas muy sensibles y que no admiten la más mínima latencia a la hora de recurrir a los recursos corporativos.

Los sistemas Power incorporan virtualización integrada basada en firmware a un coste insignificante. Eso permite aumentar o reducir fácilmente la capacidad y consolidar diferentes entornos de producción, desarrollo y pruebas (dev/test).

También favorece la escalabilidad progresiva, en función de las necesidades de los usuarios, o inmediata, si esos son los requerimientos del servicio o las peculiaridades del cliente.

Esta demanda intensiva puede variar en el tiempo de forma considerable, por lo que la asignación de capacidad debe ser muy granular para aprovechar al máximo los recursos disponibles y no aumentar o reducir sucesivamente cada poco tiempo.

Los sistemas IBM Power10 permiten escalar progresivamente y asignan la capacidad de forma muy afinada, en ratios desde 0,01 a 1 GB y hasta 32TB, estableciendo potencia cuando se precise para no pagar por capacidad innecesaria.

En estos ambientes, IBM Power brinda la máxima fiabilidad de su categoría, según el ITIC2, ya que alcanza constantemente más del 99,999% de tiempo de actividad e incorpora una protección de memoria inteligente que detecta y soluciona un posible fallo antes de que se produzca una interrupción del sistema, como corroboran los mencionados especialistas.

En arquitecturas estándar, otra tecnología similar sería opcional y afectaría al rendimiento general de los sistemas cada vez que se utilizara, lo que crearía problemas de interoperabilidad con sistemas o aplicaciones. Además, la asignación de capacidad simplificada y la garantía de contar con la potencia y capacidad indicadas en cada momento acelera el acceso a las instancias de SAP HANA.

Incluso, los sistemas Power incorporan virtualización integrada basada en firmware a un coste insignificante, lo que permite aumentar o reducir fácilmente la capacidad y consolidar diferentes entornos de producción, desarrollo y prueba (dev/test) a la medida de cada organización. En definitiva, la potencia correcta en el momento indicado, con la garantía de un líder tecnológico de confianza.