Respuesta analítica al fraude financiero con IBM i2

Publicado el 5/10/17 8:00

Los casos de fraude contra entidades financieras siguen proliferando en todo el mundo, ya sean en cajeros, tarjetas o compras online. Por ejemplo, a finales del año pasado, se detectó a un grupo de ciberdelincuentes que atacaba remotamente cajeros automáticos en más de una docena de países de toda Europa, incluida España.  Este ataque, que utilizaba software infectado que obligaba a las máquinas a expender dinero, fue detectado por la firma rusa de seguridad Grupo IB y es uno más de los ejemplos de ciberdelito que apuntan a este tipo de instituciones.

Modern cyber girl with technolgy eye looking into blue iris.jpeg

La tecnología IBM i2, que integra Logicalis en España, hace frente a este tipo de ataques, ya sean en sucursales, mediante tarjetas o por Internet y, a través de patrones de frecuencia y comparativas que establecen tendencias, puede alertar sobre posibles ataques que sean perpetrados y notificarlo a las fuerzas y cuerpos de seguridad.

Para ello, permite la importación de todos los datos de los dispositivos, cajeros, etcétera, de los puntos de venta, establece parámetros de frecuencia y compara estos datos con los recogidos por otras sucursales o localizaciones, para terminar determinando zonas u horarios de mayor riesgo.

Ya puedes ver nuestro webinar sobre Análisis Visual de Investigación con i2

También puede analizar direcciones IP, dominios e información bancaria relacionada con transacciones sospechosas, que se alojan en un repositorio central, con docenas de miles de registros, y puede establecer vínculos entre ellos, u otros detalles, como cuentas de e-mail, datos de tarjetas bancarias o domicilios.

Los módulos Analyst´s Notebook e IBase recopilan datos de diferentes bases, de forma sencilla y rápida, y realizan un análisis exhaustivo que permite identificar patrones de los potenciales delincuentes, reduciendo los índices de fraude y ofreciendo mayor seguridad a las entidades o empresas usuarias.

Y no sólo en entidades bancarias, sino también en operadores de telecomunicaciones, departamentos de la Seguridad Social o de Hacienda, pueden agilizar mucho la detección del fraude y extraer conclusiones preliminares sobre posibles sospechosos.