<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1500086133623123&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Somos un integrador de soluciones de TI y proveedor de servicios gestionados.

Computación cognitiva: la estrategia que el negocio necesita

Publicado el 11/05/17 8:00

Eficiencia y velocidad son atributos al alcance de las compañías que respaldan su inversión en computación cognitivacon una estrategia de datos. Si bien, en organizaciones menos maduras tecnológicamente, la gestión de los activos informacionales es una de las formas posibles de aprovechar el potencial del conocimiento; al llegar al nivel que impone la integración de este tipo de soluciones, las cognitivas, el data management pasa a convertirse en un requisito inherente al despliegue de inteligencia. Es preciso avanzar en base a una buena organización y, para ello, la estrategia resulta un apoyo necesario.


computacion_cognitiva.jpg

Créditos fotográficos: ktsimage

Descarga la Guía sobre la Transformación Digital en la Fuerza de Ventas 

 

Los líderes de la computación cognitiva

Los líderes de la computación cognitiva no son los proveedores estrella de soluciones ni los científicos de datos de la empresa. La persona que tiene una influencia más relevante en la consecución de un marco de trabajo cognitivo en el panorama empresarial, en general; y dentro de cada organización, en particular es el Director de Datos.

El CDO, como también se conoce a este perfil, tiene entre sus metas, la de garantizar que se cuenta con la información de calidad suficiente y con un equipo lo bastante preparado para dar soporte a esta iniciativa. Para ello, deberá:

1. Definir una estrategia de datos donde se contemple su explotación para una variedad de fines.

2. Entender la transformación del negocio como un paso necesario para lograr ventajas competitivas y cumplir con la propuesta de valor a los clientes.

3. Ejecutar el plan desarrollado, empezando por la creación de sistemas de gestión y a nivel empresarial, generando asociaciones de datos y análisis y, por supuesto, sin olvidarse del desarrollo de capacidades tecnológicas interno y la búsqueda del talento, tanto dentro como fuera de la organización.

4. Gestionar el cambio, apoyándose para ello en iniciativas de reducido tamaño, menor impacto y sobre las que es posible ostentar un mayor control; que permiten facilitar la transición a nivel de operaciones y también cultural, hacia la computación cognitiva.

 

La computación cognitiva y las personas

En este viaje empresarial hacia el conocimiento que propicia la computación cognitiva, el CDO ha de tener muy en cuenta a las personas, un componente esencial en el éxito de un proyecto de estas características.

Y lo primero que hay que considerar es que esta forma de inteligencia artificial supone una transformación de raíz de todo lo que los usuarios de negocio conocían, puesto que este software:

  • Ya no automatiza, sino que busca comprender la realidad.
  • No es estático, al contrario, está en constante crecimiento, aprendiendo y mejorando de forma continua.
  • Nunca ofrecerá una respuesta binaria, en vez de eso, aportará evidencias y hará recomendaciones para impulsar la acción.

La capacitación del personal es un requisito para poder gestionar el conocimiento que se va a poder acumular. Hacen falta especialistas en datos que puedan capitalizar este recurso y desempeñen un rol clave apoyando al CDO. Se trata de profesionales como:

  • Ingenieros de datos: que se encargarán del diseño y la construcción de sistemas de información, siendo parte importante para garantizar su operatividad, así como para impulsar la mejora continua que garantice la eficiencia.
  • Científicos de datos: que exploten el valor de cada dato, extrayendo todo su potencial y convirtiendo los bits de información en oportunidad.
  • Analistas de datos: quienes deberán definir estrategias, diseñar políticas de gobierno y contribuir a la creación de un marco eficaz para el trabajo con datos.

Es preciso que estos responsables de datos sean parte activa en el proceso de evangelización de la estrategia de datos empresariales, apoyando al CDO a la hora de destacar los beneficios de la computación cognitiva para el negocio.

Desde la organización, no sólo hay que fomentar un reclutamiento proactivo que permita identificar a los perfiles mejor cualificados procedentes de fuera de la empresa, sino que también hay que tener previsto el esfuerzo formativo necesario para alinear a los usuarios de negocio con las nuevas capacidades que están a punto de adquirir. Para ello, resulta recomendable:

  • Instruir a los usuarios en los métodos más efectivos y que mejores resultados proporcionan a la hora de elegir los datos con los que se va a trabajar.
  • Familiarizarse con las nuevas tecnologías que llegan de la mano de la computación cognitiva y que les ayudarán a impulsar su rendimiento.
  • Ayudarles a practicar evaluaciones de casos de uso cognitivo, para iniciar un proceso de aprendizaje continuo que les permita sacar el mejor partido a los recursos de que disponen.

Por supuesto, la estrategia de computación cognitiva que defina el CDO debe incorporar la vertiente humana, aunque en ningún caso se debe olvidar de contemplar aspectos tan determinantes para el éxito del proyecto como:

  • El gobierno de los datos: habrá que establecer políticas, procedimientos y mejores prácticas que guíen a todos los usuarios de la empresa. Todas estas normas deberán ser revisadas para garantizar su adecuación a las circunstancias del negocio en cada momento y también se habrá de velar por su cumplimiento efectivo.
  • La consolidación de la información de negocio: los datos empresariales deben poder ser rastreados. Hace falta tener visibilidad sobre el ciclo de vida de cada dato al completo, conocer su linaje y hacer un mapeo en constante actualización. En este caso, el fin y el medio coinciden puesto que este requisito para la computación cognitiva será mucho más fácil de cumplir una vez implementada. En ese punto, será la propia solución escogida la que automatice el descubrimiento, actualice la información y aprenda sobre todo ello.
  • La modernización del data warehouse: un objetivo que puede cumplirse, por ejemplo, ampliando su estructura e integrándolo con un data lake que permita escalar masivamente y gestionar datos estructurados y no estructurados, garantizando el contexto y la completitud de la información.

La estrategia de computación cognitiva requiere de unos pasos sencillos, pero de un esfuerzo constante. Los resultados que entrega la transformación merecen la pena el viaje. ¿Ya se conoce la tecnología cognitiva específica hacia la que orientar el plan? ¿Está el negocio preparado para explorar las posibilidades de un nuevo modelo?

 Transformación departamento IT